Estudio Turull Sørensen – Carrer d’Aribau

La geometría del local es la característica de los pisos del Eixample, donde domina la profundidad frente a la amplitud. En este caso la carencia de luz natural de los espacios centrales, debido a estar en un entresuelo, se ve compensada por la terraza ajardinada en el patio interior de manzana y la amplia abertura a la calle en el extremo opuesto.

Lógicamente, los espacios de trabajo se ubican a las zonas más luminosas, es decir, aquellas más próximas a la fachada y, los espacios comunes en los espacios más interiores.

Aun conservando y respetando íntegramente la estructura del edificio a base de muros de obra de ladrillo macizo, mediante la eliminación de algunas de las carpinterías se consigue una visión cruzada de la totalidad del local, de fachada a fachada. El espacio vuelve a fluir de un extremo al otro, teniendo siempre como referencia en las zonas centrales, la entrada de luz en los extremos.

La combinación de soluciones estéticas originales del edificio, ya sean las molduras y decoraciones de yeso en los techos o los mosaicos hidráulicos que hayan podido rescatarse en los pavimentos, con otras soluciones que utilizan otro tipo de materiales más actuales, como pueden ser el revestimiento de paredes con mallas de fibras, ofreciendo una textura a las paredes, o el parquet de madera maciza como pavimento en algunas zonas, consigue realzar lo que aún queda de la “decoración” inicial, sin que lo nuevo entre en competencia con lo existente.

Year

  • 2015

Location

  • Calle Aribau, Barcelona

Superficie

  • 215m²