Desigual Nova Bocana

La sede de Desigual, ubicada en un edificio junto a la playa en la nueva entrada al puerto de Barcelona, constituye una unión perfecta entre la ciudad y el mar.

El espacio de casi 25.000m², que abarca seis plantas, ha sido diseñado en el verdadero espíritu de colaboración entre el estudio de arquitectura y Desigual durante más de 15 años.

La distribución de los espacios interiores busca promover el trabajo en equipo desde una perspectiva multidisciplinaria, organizando los espacios de trabajo por proyecto y no por función. De esta manera, se fomentan las conexiones creativas entre las personas y se mejora la convivencia.

El vestíbulo actúa como un espacio acogedor. Exhibiendo el eslogan de la marca, «La Vida es Chula», consta de un atrio central que permite sumergirse en la atmósfera única de Desigual.

Un «bar», así como una variedad de áreas sociales y de trabajo, donde los empleados y visitantes pueden reunirse, se encuentran en el vestíbulo. El mar a un lado y la vista panorámica de la ciudad al otro, son los verdaderos protagonistas. Al moverse por «La Vida es Chula», no se puede evitar quedar hipnotizado mirando a través de la fachada de vidrio, observando las poderosas olas en un día tormentoso, o disfrutando de la puesta de sol en una noche de primavera.

Con la tela como sello distintivo de Desigual, una de las integraciones más importantes del estudio de arquitectura fue utilizar alfombras como suelo, imitando un patchwork, en sintonía con el modus vivendi de la empresa. Usando piezas de alfombras para cubrir todo el suelo, tomando como referencia el estilo adoptado en muchas mezquitas, no solo ofrece una agradable sensación al caminar sobre ellas, sino que también regula la reverberación de las ondas acústicas. Esto permite que 200 personas trabajen en un solo espacio manteniendo un bajo nivel de ruido.

Este concepto de fusión de materiales se repite en el pasillo, donde se mezclan ocho tipos de madera en un suelo radial que tiene «el bar» como centro de atención.

Las piezas seleccionadas tienen una historia que contar. Las mesas de cobre, los taburetes y sillas de enea, las antiguas mesas de madera, etc., se encontraron en mercados y puestos callejeros de Marrakech y Barcelona. El resultado es un entorno muy visual.

En estas oficinas, algunos empleados de los departamentos no tienen un lugar de trabajo fijo o segmentado. Cada empleado, desde diseño, producto, marketing, recursos humanos, ventas y sastres, vive en un «barrio», ubicado en espacios abiertos, sin paredes que los separen. Hay algunos casilleros personales, pero de lo contrario, todas las mesas y pantallas son de uso común y compartido. Y cada día, todo se reinicia y se renueva según una política de «mesa limpia».

Para concentrarse en una tarea sola, trabajar con varios colegas en un proyecto común o celebrar una reunión informal, hay múltiples espacios especialmente diseñados para cada instancia.

En resumen, los conceptos empleados por los diseñadores buscan crear el ambiente ideal para trabajar de manera agradable y eficiente, en un espacio óptimo para desarrollar nuevas ideas mientras se contempla la naturaleza en el exterior.

Año

  • 2013

Cliente

  • Desigual

Localización

  • Paseo del Mare Nostrum 15, Barcelona

Superficie

  • 24.394m²